EL MUNDO DE LAS TERMAS EN CHILE - DESCRIPTIVO

DESTACADOS





Hidroterapia


A mediados del siglo XVI, los conquistadores españoles conocieron al inca Atahualpa en Perú mientras se relajaba en un baño termal.
Desde aquellos tiempos, las culturas tradicionales ya conocían los beneficios reparadores de la hidroterapia, utilizada también por los antiguos pueblos chinos. Pero su utilización propiamente dicha solamente se difundió a partir del siglo XIX, gracias al padre Sebastián Kneipp (monje alemán del Siglo XIX), considerado como uno de los pioneros de este campo.

Las propiedades terapéuticas del agua se han utilizado por miles de años en numerosas culturas alrededor del mundo. Hipócrates (460 a 337 a.C.), por ejemplo, menciona algunas de esas técnicas, y el templo del dios de la medicina (Asleklepios) fue construido cerca de las aguas termales, en la Grecia antigua. Bien conocidos son también los famosos baños termales utilizados por los romanos, costumbre que hoy todavía se practica en numerosos países.

Bien sabido es que la hidroterapia puede contribuir a la curación de las enfermedades más diversas, ya sea en baños simples, a través de la presión ejercida sobre el cuerpo o con acciones localizadas, por medio del uso de determinados productos que se agregan al agua. Esta terapia actúa sobre el metabolismo, el sistema nervioso y la circulación sanguínea. Puede ser efectuada en forma de afusiones, baños, compresas húmedas, envolturas (paños mojados), trajes húmedos, bolsas de hielo o agua caliente, entre otras formas.

La terapia con agua fría fue creada oficialmente en por Vinceriz Priessnitz (1799 - 1851); pero quien realmente renovó la hidroterapia moderna fue el pastor protestante Sebastián Kneipp (1821-1897), cuyo postulado básico era que las enfermedades del hombre surgen cuando su fuerza natural es minada por una alimentación inadecuada y un modo de vida antinatural. Sus métodos, conocidos todavía como la 'cura de Kneipp', no solamente incluían baños completos y parciales de agua fría y caliente, sino también chorros de agua, ejercicio físico, hierbas medicinales y una dieta saludable.

Carlos Pun, especialista en el tema, explica que "con los baños calientes (alrededor de cuarenta grados centígrados) generalmente se tratan dolores musculares y contracturas musculares, lumbalgias artritis, reumatismo e infecciones". Por el contrario, los baños fríos se utilizan como energizantes. "Cuando una persona se despierta por la mañana y se ducha con agua tibia o caliente, se relaja. En cambio, si se duchas con agua fría se estimula y despierta totalmente", agrega.

En efecto, el agua caliente resulta beneficiosa para aquellas personas debilitadas o para quienes necesitan relajación. Estos baños pueden ayudar a disminuir la presión arterial y combatir las largas noches de insomnio. Por su parte, el agua fría estimula el sistema nervioso y circulatorio. Además, tiene el poder de aumentar la irrigación de la región abdominal y la pelvis.

Dentro de la hidroterapia hay baños de hipertermia, que son baños focalizados en ciertas áreas del cuerpo para elevar la temperatura corporal, de 36,5 ó 37 grados, que es la temperatura normal, a 40 ó 41 grados. Según Pun, "los baños de hipertermia pueden, por ejemplo, disolver algunos quistes en los ovarios".

Una sesión de hidroterapia va acompañada de masajes y reflexología. Quienes la aplican suelen combinarla con hierbas medicinales. La razón, dice Pun, está en que "cuando la persona está en un baño de agua caliente con vapor, los poros se dilatan y empiezan a expulsar todas las toxinas del cuerpo. Entonces, en el agua llena de hierbas medicinales, los poros abiertos reciben la infusión que hace un efecto reparador en todo el organismo". Después de ese baño caliente, el paciente debe tomar una ducha de agua fría durante un minuto para equilibrar la temperatura y cerrar sus poros.

Ya en la casa, los expertos sugieren tomar una ducha fría en la mañana y un baño de agua caliente antes de acostarse. "Después del trabajo, el cuerpo llega cargado con energías negativas; entonces es mejor ducharse unas dos horas antes de ir a dormir, para relajarse", concluye Pun.
Google
 
Web www.termas.cl
|Termas cl | ©1999 - 2013 Termas